Bienvenido/a a este espacio creado especialmente para tí.

Nuestras leyendas son ya viejas, tienen el aroma del pasado, muchas veces las hemos oído, y, alguna vez, leído en un número de gala algún 24 de Septiembre. Pero, lo paradójico de ellas es que mientras más antiguas son más nuevas, porque como los árboles centenarios, tienen sus raíces en el pasado y florecen en el presente y producen semillas para el porvenir. En esta área se presenta una colección de las principales leyendas del Santa Cruz de Antaño, acompañadas por postales para representar los hechos ocurridos en las mismas.

martes, 7 de septiembre de 2010

El guajojó

En lo prieto de la selva y cuando la noche ha cerrado del todo, suele oírse de repente un sonido de larga como ondulante inflexión, agudo, vibrante, estremecedor. Se diría un llanto, o más bien un gemido prolongado, que eleva el tono y la intensidad y se va apagando lentamente como se apaga la vibración de una cuerda.

Oírle empavorece y sobrecoge el ánimo, predisponiéndole al ondular de lúgubres pensamientos y al discurrir de ideas taciturnas. Se dice que han habido personas que quedaron con la razón en mengua y punto menos que extraviadas.

Se sabe que quien emite ese canto es un ave solitaria a la que nombran de guajojó por supuestos motivos de onomatopeya. Son pocos los que la han visto, y esos pocos no aciertan a dar razones de cómo es y en donde anida. Refieren, eso sí, la leyenda que corre acerca de ella y data de tiempo antañones.

Erase que se era una joven india bella como graciosa, hija del cacique de cierta tribu que moraba en un claro de la selva. Amaba y era amada de un mozo de la misma tribu, apuesto y valiente, pero acaso más tierno de corazón de lo que cumple a un guerrero.

Al enterarse de aquellos amores el viejo cacique, que era a la vez consumado hechicero, no hallando al mozo merecedor de su hija, resolvió acabar con el romance del modo más fácil y expedito. Llamó al amante y valido de sus artes mágicas le condujo a la espesura, en donde le dio alevosa muerte.

Tras de experimentar la prolongada ausencia del amado, la indiecita cayó en las sospechas y fue en su búsqueda selva adentro. Al volver a casa con la dolorosa evidencia, increpó al padre entre sollozo y sollozo, amenazándole con dar aviso a la gente del crimen cometido.

El viejo hechicero la transformó al instante en ave nocturna, para que nadie supiera lo ocurrido. Pero la voz de la infortunada pasó a la garganta del ave, y a través de ésta siguió en el inacabable lamento por la muerte del amado.

Tal es lo que referían los comarcanos sobre el origen del guajojó y su flébil canto de las noches selváticas.

10 comentarios:

  1. por que siempre la misma historia''''''''''''''????????????...

    ResponderEliminar
  2. q buen servicio se puede escribir como anonimo

    ResponderEliminar
  3. soy anonimo ,jajaaaaaaaaaaaa
    quiero comentar sobre el fin del mundo,ya se aproxima,el21 de dic. del 2012,todos vamos a morir...............

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj weeeeeeeeeee xD Diceeeennn.. Q vamos a MORIR ??.. nahhh lo antigups mayas dicen que desde ese día el mundo va a cambiar y bueno si nos morimos... entoncees a disfrutar de la VIDA

      Eliminar
    2. estamos en2013 casia fines de agosto y no paso nada mentiroso da¡¡¡¡¡¡¡¡

      Eliminar
    3. Solo deven confiar en Dios ;-)

      Eliminar
  4. que lindas bubis

    ResponderEliminar
  5. todos ustedes son unos putos

    ResponderEliminar